Gracias al avance de la tecnología en los últimos años, la fotovoltaica de autoconsumo se ha convertido en el modo más eficiente de ahorrar dinero en la factura de la luz mientras se colabora con el medio ambiente.   

Una tecnología en auge

La Unión Española Fotovoltaica (Unef) ha presentado recientemente su informe anual, según el cual, en 2018, se conectaron a la red 236 MW de autoconsumo, de los que un tercio correspondió al sector agrícola. Se calcula que la potencia instalada acumulada de autoconsumo ronda ya los 500 MW.

Unef prevé que, gracias al nuevo marco regulatorio, se instalen alrededor de 300-400 MW de autoconsumo al año, estabilizando así el crecimiento exponencial que llevábamos observando los últimos años.

Barredo, presidente de la Unef, ha afirmado que la fotovoltaica sigue creciendo y «se ha consolidado como la forma más barata de producir energía eléctrica«.

 

Ventajas técnicas

La energía solar tiene la particularidad de que es la única fuente de energía cuya eficiencia no se ve afectada por el tamaño de la instalación: es la misma tanto en grandes instalaciones como en instalaciones domésticas. Por ese motivo es la opción ideal para el autoconsumo.

El autoconsumo fotovoltaico es una opción cada vez más interesante para el consumidor por el ahorro que supone en la factura eléctrica, especialmente una vez amortizada la instalación. Dar el paso al autoconsumo no implica la desconexión de la red eléctrica, sino priorizar el consumo de la energía producida por paneles solares instalados en la propia vivienda. De modo que cuando los paneles solares están produciendo electricidad el consumo eléctrico se reduce significativamente. Por eso es conveniente que la potencia de la instalación de autoconsumo sea igual o superior al consumo de la vivienda.

Además, una instalación de autoconsumo con excedentes entrega a la red eléctrica convencional una parte de la electricidad que produce y que no se utiliza. Este aporte permite compensar después el consumo que se haga procedente de la red eléctrica, por ejemplo, durante la noche o cuando la producción fotovoltaica sea inferior a la demanda de la vivienda.

La energía producida por los paneles solares domésticos es gratuita y está exenta de impuestos, además, la electricidad que no se consume en el momento sirve como ‘crédito’ para reducir el coste anual de la electricidad: lo que se paga en la fractura eléctrica será la diferencia entre la electricidad consumida y la electricidad entregada a la red eléctrica.

Las fotovoltaica de autoconsumo es limpia y renovable, colabora con la reducción del calentamiento global, la vida útil de una instalación doméstica está en torno a los 25 años, por lo que la inversión inicial cada vez es menor y se amortiza en menos tiempo, el ahorro es inmediato: comienza en el mismo momento en que los paneles fotovoltaicos comienzan a producir electricidad.

Diferentes compañías eléctricas ofrecen opciones ya sea de renting o compra inmediata para la instalación de placas solares en viviendas unifamiliares. Estas compañías, se encargan también de todos los permisos, certificados y trámites administrativos.

 

Reduce tu factura de la luz

Otro argumento a favor de la energía solar fotovoltaica es su precio: se trata de una de las fuentes de energía más asequibles en la actualidad. El precio de los paneles solares ha bajado más de un 96% desde el año 2000 y se espera que siga bajando.

Por tanto, al instalar energía solar, los hogares europeos también pueden ahorrar dinero en sus facturas de electricidad y tener acceso a una energía fiable y limpia, lo que contribuye a un futuro más ecológico.

Por ejemplo, en Alemania, un hogar familiar típico de cuatro personas con un consumo medio anual de electricidad de 3.600 kWh podría ahorrar más de 500 € al año, si se equipa con un sistema de tamaño medio de tejado. En países del sur de Europa donde la irradiación del sol es mucho mayor, el ahorro es mucho más significativo.

Considerando que la inversión para la producción de 4.000kWh anuales es de aproximadamente 5.000€, las placas estarían amortizadas en un periodo entre 6 y 9 años. A partir de ahí, el resto de 15 años de vida útil de las placas se convierten en ahorro neto.

 

Un pulmón para el mercado laboral

Por otro lado, otra de las ventajas dentro del sector de la fotovoltaica de autoconsumo es la cantidad de puestos de trabajos que está generando.

El desarrollo de la energía fotovoltaica ya emplea, de forma directa e indirecta, a más de 29.000 personas en España, un 19% más que en 2019, estas son unas tasas de crecimiento difíciles de ver en otro sector dentro del mercado laboral español.

De estos, 7.549 son empleados directos del sector fotovoltaico, mientras que el resto trabaja en empresas accesorias de bienes, pues un 60 % del empleo que se genera en el sector corresponde a este tipo de empresas (instaladores) y un 40 % está en las instalaciones de producción eléctrica.

 

El futuro de la fotovoltaica de autoconsumo

Una de las propuestas más ambiciosas en relación a la fotovoltaica de autoconsumo propone la implementación de placas fotovoltaicas en todos los edificios nuevos de la Unión Europea y en todos aquellos que se tengan que reformar.

El parque de edificios representa el 49% de la demanda energética de Europa y el 36% de las emisiones de CO2. Instalar energía solar en los tejados ahora vacíos (el 90% de ellos) permitirá generar una cuarta parte del consumo actual de electricidad en la UE.

Esta propuesta pide aprovechar ese enorme potencial y, con ese fin, se ha lanzado esta campaña: energía solar en todos los edificios nuevos y a rehabilitar de la UE para ayudar a limitar el cambio climático.

El 75% de los europeos viven en zonas urbanas y se espera que esta cifra aumente. Además, los tejados de Europa tienen un enorme potencial solar. Según el Centro Común de Investigación de la Comisión Europea (European Commission’s Joint Research Centre), los tejados de la UE pueden producir 680 TWh de energía solar al año, lo que equivale a una cuarta parte del consumo actual de electricidad en la UE.

Desde el grupo Binoovo queremos estar al día con los nuevos desafíos que el mercado nos propone, por ello, ofrecemos cuadros para la instalación de fotovoltaica de autoconsumo, de este modo, nos adaptamos a las nuevas regulaciones del mercado y cubrimos la demanda existente.