Como sabemos, el desarrollo tecnológico de la nueva industria está provocando un gran cambio en el mercado. Se dice que «los modelos de negocio han evolucionado más en los últimos cinco años que en los veinte precedentes» * Debido a esto, la flexibilidad y la adquisición de nuevas habilidades se convierten en una necesidad.

En este mismo estudio, se explica como todas las empresas son conscientes de la importancia y la adquisición del dato, pero muchas aún desconocen cómo explotar todo su potencial para convertirse en verdaderas data driven. Para conseguir esta transformación, tan importante es la visión estratégica, la organización y el gobierno, como los sistemas, el talento y la cultura. Estos dos últimos puntos, se han identificado en los innumerables estudios al respecto, entre las principales barreras de la competitividad en la industria en España. La falta de nuevas habilidades y conocimientos digitales de la era de la industria 4.0.

De hecho, tal y como analizó el foro económico mundial en una encuesta sobre el futuro de los trabajos, se espera que para los próximos años, un tercio de las habilidades que a día de hoy no se consideran relevantes, sean necesarias en la mayoría de los puestos de trabajo. 

 

Este cambio en los requerimientos de habilidades se debe al incremento de la digitalización que se espera en los diferentes sectores. Como hemos introducido al principio, la habilidad de trabajar con datos y tomar decisiones a partir de ellos tendrá un rol crucial en los trabajos del futuro.

Por otro lado, el porcentaje de puestos de trabajo que requerirán habilidades cognitivas como elemento central, sobre todo en cuanto a resolución de problemas complejos, aumentará del 11% actual a un 15% según el foro económico mundial.

Más especialmente en el contexto de la Industria 4.0, las habilidades cognitivas serán las más demandadas en el futuro. Estas se pueden clasificar en 4 categorías:

  • Conocimiento sobre TIC (Tecnología de la Información y Comunicación): Conocimiento básico de la tecnología de la información. La habilidad de usar e interactuar con ordenadores y maquinaria inteligente. Haber un completo entendimiento en la comunicación entre máquina y persona.
  • La habilidad de trabajar con datos: La habilidad de analizar y procesar información obtenida a través de la maquinaria. Entendimiento de conclusiones visuales de datos. Conocimiento básico de estadística.
  • Know-how técnico: Conocimiento interdisciplinario sobre tecnología, conociminento especializado en procesos y actividades de montaje. Conocimiento técnico de maquinaria para tareas de mantenimiento.
  • Habilidades personales: Adaptabilidad al cambio. Toma de decisiones. Trabajo en equipo. Habilidades de comunicación.

 

Por lo tanto, para conseguir incrementar la competitividad en tu negocio industrial, una de las primeras preguntas que requiere ser respondida es ¿cuenta mi equipo con las habilidades, competencias y valores necesarios para abordar la nueva revolución industrial? Si tienes dudas en la respuesta, puedes ponerte en contacto con nosotros. A través de nuestra marca Brissa Consulting, acompañamos a las empresas en sus procesos de cambio y digitalización, contribuyendo a crear un plan de transformación completo, para ayudarte a conseguir tu objetivo.

 

* Citas textuales extraídas del Informe de Madurez Digital España 2018 – Minsait