Nos encontramos en una época en la que tener datos accesibles y funcionales a la estrategia de la organización, es imprescindible para cualquier compañía. Como se puede comprobar en las estadísticas generales, las empresas industriales necesitan mejorar su competitividad, lo que se traduce en tener un control exhaustivo de sus datos de fábrica, para que puedan optimizar sus procesos.

Los datos pueden ser el mayor aliado que una organización posea hoy en día, pero hay un problema fundamental: no muchos saben como explotarlos. De hecho, según el Informe de Madurez de Minsait 2019: «Solo un 22% de las empresas españolas cuenta con una visión precisa sobre cómo la compañía va a competir en base a su estrategia del dato, cómo se van a transformar sus sectores de actividad, y qué nuevas oportunidades y amenazas se presentan.»

Esto se debe a que puede parecer que la dificultad o los recursos necesarios son demasiado altos, pero una buena planificación puede ayudar a transformar cualquier tipo de organización en una que tenga los datos como el corazón del negocio.

 

Apuesta por el dato

Apostar por una organización Data-Centric aporta multitud de beneficios, entre los cuales destacan:

 

  • Evitar los malentendidos y la duplicidad de datos: Al estar centralizados, conseguimos una única visión de ellos, al contrario que si tenemos diferentes aplicaciones, cada una con su propia base de datos.
  • Eliminar los silos de información:  los datos fluyen entre aplicaciones y se generan sinergias alrededor de este, mediante el acceso universal a él y la capacitación de la propia compañía. Esto reduce el tiempo necesario para el desarrollo de nuevos proyectos, dota de visión global a muchas iniciativas antes departamentales y genera entornos colaborativos que fomentan la innovación.
  • Incluir operaciones Real-Time en análisis y procesamiento de datos: Analizar, transformar e integrar los datos inmediatamente, conectando directamente las aplicaciones ofreciendo inteligencia en Real Time.
  • Escalar horizontalmente conforme requiera nuestro producto de manera global: Utilizar microservicios garantizando flexibilidad, independencia de desarrollo y una escalabilidad horizontal ilimitada.

En conclusión, todos estos beneficios dan de resultado una gran ventaja competitiva respecto a otras organizaciones, ya que, el dato, organizado y procesado de manera correcta, nos permite tener capacidad de decisión casi en tiempo real.

 

Primeros pasos para convertir tu organización en Data-Centric

Llegamos a la conclusión de que es el momento de construir una nueva estrategia basada en los datos como epicentro de los sistemas de información. Para ello, la correcta organización y control de toda la información resulta vital a la hora de llevar a cabo la transformación digital de las empresas:

  1. Define una estrategia: El primer paso es tener claro el objetivo final, pensar para qué necesitamos que el usuario utilice los datos. Definir qué se quiere conseguir con los recursos; trazas metas y definir formas de alcanzarlas. Se ha de analizar el modelo de datos de la empresa y migrar los sistemas de información a un nuevo modelo Data-Centric.
  2. Ordena, prioriza y relaciona los datos: El segundo paso es poner en orden los datos, investigar la antigüedad de los que se tienen almacenados, priorizar su importancia y validez, relacionarlos y construir un modelo con una única capa de acceso a ellos, que posibilite el acceso adecuado y replique los cambios entre los sistemas involucrados.
  3. Otorga un sentido semántico a los datos almacenados para facilitar el acceso a los mismos: Se debe procesar adecuadamente la información. Un buen sistema de información, con el dato como epicentro, deberá ser capaz de identificar patrones de comportamiento en tiempo real o “casi” real para involucrarlos en los procesos decisivos.
  4. Incorpora el machine learning a los procesos de negocio una vez que el Data-Centric esté bien configurado.

 

Próximamente, te contaremos más sobre cómo el dato puede ayudarte a transformar tu empresa. Nos encontramos en la era de la Industria 4.0, por eso, tenemos la certeza de que cualquier empresa está preparada para afrontar el reto de transformarse hacia este modelo, en el que el dato es el protagonista.