Todas las uniones tienen un propósito y cualquier fallo en el proceso y la técnica de esta unión puede causar una pérdida indeseable. Por eso, es importante que tengamos en cuenta que existen una serie de reglas y para una correcta aplicación y así asegurar un apriete efectivo en todos sus factores: fuerza, herramientas, piezas…

 

¿En que consiste la técnica de apriete?

Esta técnica se basa en conseguir la fuerza de sujeción adecuada en una junta para que funcione bien. La técnica se debe adaptar en cada caso para así lograr el apriete correcto que satisfaga unas necesidades específicas.

 

Pero ¿cuál es el apriete correcto?

La fuerza mediante la cual se debe apretar cualquier elemento (tuerca, tornillo…) se le denomina par de apriete. Este termino se refiere al punto exacto de tensión que debe soportar un tornillo para una perfecta y segura sujeción, teniendo en cuenta las distintas variables, como las condiciones en las que se va a trabajar o las recomendaciones del fabricante.

 

Es importante encontrar el apriete idóneo para cada unión. Por debajo, la unión se puede desprender, en cambio un apriete excesivo puede causar que el tornillo se quiebre por la excesiva presión. Este límite es posible controlarlo mediante la fuerza establecida en Newton metro (Nm), un sistema de medida que permite determinar el esfuerzo de torsión adecuado.

Un mal apriete representa un gasto en una empresa, además puede atentar contra un factor muy importante, la seguridad. Una de las principales reglas para lograr un apriete adecuado y una buena unión, es seguir las recomendaciones del fabricante, ya que el producto es previamente sometido a distintas pruebas para garantizar su uso.

 

Herramientas para un buen apriete

Las herramientas de apriete utilizadas pueden ser de distintos tipos y se pueden adaptar a distintas necesidades: manuales, neumáticas o eléctricas.

Algunas de las características generales de estas herramientas son las siguientes:

  • Neumáticas:

De impacto:

(+) Alta capacidad para su tamaño y peso
(+) Bajo par de reacción
(-) Ruidosas
(-) Difícil conocer par mientras se aplica

 

De impulso:

(+) Alta capacidad para su tamaño y peso
(+) Bajo par de reacción
(+) Menos ruidosas que las de impacto
(+) Buena precisión de par
(-) Difícil conocer par mientras se aplica

 

  • Eléctricas:

(+) Gran precisión en apriete
(+) Se puede conocer el par mientras se aplica mediante control de corriente
(+) Alto par de reacción
(-) Limitación de par

 

En el sector industrial, en muchos casos los trabajadores ya están acostumbrados a trabajar con estos materiales y tienen controladas las medidas correctas en cada caso. Pero, para un buen uso de estas herramientas y un ajuste adecuado, se recomienda el uso de herramientas que permitan regular el par máximo de apriete, como las llaves dinamométricas, o se utilicen analizadores para asegurar la calidad en el apriete.

Además, estos analizadores permiten obtener información clara y una visión real de los resultados gracias a los datos que aporta.

 

¿Quieres saber más sobre las herramientas de apriete y descubrir cuáles se adaptan más a ti? ¡Ponte en contacto con nosotros