IoT va mucho más allá de que la nevera te avise de que se caduca el queso, de encender y apagar las luces sin levantarte de la cama, o de gritarle a tu altavoz que reproduzca tu canción favorita.

 

¿Estamos ya en el futuro?

 

Internet evoluciona constantemente, así como sus diferentes aplicaciones. Debido a esto, IoT (Internet of Things) nos proporciona cada día diferentes posibilidades que nos permiten mejorar, tanto la vida cotidiana de las personas como los entornos empresariales, donde ya se lleva implantando desde hace algún tiempo.

Entonces, ¿qué es IoT? Podemos definirlo como la agrupación e interconexión de dispositivos y objetos a través de una red, donde todos ellos pueden ser visibles e interaccionar. 

Puede ser cualquier tipo de dispositivo u objeto, es decir, desde los objetos cotidianos hasta los dispositivos y la maquinaria más compleja de una fábrica.

 

 

IoT en la Industria 4.0

 

Uno de los sectores más influenciados por el IoT es el de la Industria, ya que es un sector donde la recopilación de datos durante los procesos y operaciones siempre ha sido una necesidad.

La gestión óptima de los datos proporciona un buen control de todo el proceso y una mayor eficiencia a la hora de la toma de decisiones. Por eso, en muchas plantas de producción podemos encontrar dispositivos y sensores conectados a la red que permiten llevar a cabo la toma de datos, así como generar alarmas y mensajes que son enviados a los distintos usuarios para que tomen las acciones necesarias o incluso iniciar protocolos de actuación de forma automática, sin interacción humana, para corregir o tratar dichas alarmas.

 

Así, conseguimos que la información sea accesible en todo momento, ya sea a pie de máquina, desde la oficina del director o incluso desde su smartphone.

 

Hoy en día, una máquina debe estar diseñada no sólo para producir, sino para hacerlo de una manera inteligente, precisa y eficiente, aportando información del proceso.

 

 

OPC UA como protocolo de comunicación para IoT

 

Sensores

La toma de información es posible gracias a la tecnología de los sensores, que son los que nos permiten llevar a la realidad una dimensión que podemos gestionar y nos permite actuar.

La función de estos sensores es convertir la magnitud de entrada (nivel, temperatura, presión, etc.) en una señal eléctrica medible e interpretable por los dispositivos electrónicos, que posteriormente es almacenada en una base de datos para su uso y proceso.

En todas las fábricas existen sensores conectados a sistemas SCADA/PLC que hacen uso de la información para sus operaciones rutinarias. Estos sistemas se comportan como “silos de información” debido a que los datos recogidos están disponibles para la toma de decisiones por parte de la máquina para monitorizar de forma local en monitores o salas de control y supervisión.

En los últimos tiempos los sensores han evolucionado para darnos más información aún y poder ser parametrizados remotamente, siendo elementos activos dentro de la instalación.

 

Comunicación

La comunicación entre todos los sensores de nuestra fábrica puede suponer un problema, ya que, actualmente, existen dispositivos o sensores muy nuevos cuya comunicación y conexión a Internet es fácil y directa, pero también muchos otros más antiguos no estándar cuyo protocolo de comunicación y conexión puede resultar más complejo. 

Gracias a la revolución tecnológica que vivimos, cada vez existe una mayor oferta de sensores que, además de medir la magnitud en cuestión, llevan integrado un circuito eléctrico compatible con los estándares de comunicaciones más habituales en el mundo de IoT . Podemos encontrarnos con conexiones RFID o Bluetooth en un ámbito más industrial clásico o protocolos más enfocados a la conectividad global que ofrece el IoT como son MQTT, OPC UA, o LoRaWAN.

 

OPC UA

El OPC UA es un protocolo de comunicación estándar industrial que consigue potenciar IoT, ya que comunica datos entre sensores y controladores en los sistemas de automatización, control de fabricación y procesos en las empresas. 

Parte como evolución de la tecnología OPC Clásica y es una tecnología de comunicación industrial multiplataforma, abierta, orientada a servicios y segura. No se limita sólo a comunicar datos entre aplicaciones SCADA y sensores, sino que su objetivo es ir más allá y que pueda comunicarse con todas las aplicaciones de la empresa y a través de todas las capas empresariales. 

 

 

El gran reto es conseguir interconectar todos los elementos de tu fábrica, para tener todo el proceso bajo control, en tiempo real y con la capacidad de tomar decisiones de forma rápida y flexible. ¿Te interesa? Contacta con nosotros si quieres tener el control de tu fábrica. 

¡La Industria 4.0 ya está aquí! Forma parte de este movimiento.