2019 fue un año histórico para España en el sector de la energía fotovoltaica, con múltiples resultados positivos y récords de capacidad instalada. 

Para 2020, las previsiones eran de continuidad, aunque el Covid-19 ha hecho que nos encontremos en un momento de incertidumbre y alta dificultad para la estimación de datos.

 

 

 

2019, un año de récords

Antes del 2019, el sector fotovoltaico de España estaba sumergido en una cierta parálisis. Sin embargo, durante este año destacó gratamente, gracias a la alta competitividad alcanzada por la tecnología fotovoltaica y la introducción del nuevo marco normativo liberalizado para el autoconsumo.

Durante el 2019 España fue mercado líder en el sector fotovoltaico a nivel europeo y sexto a nivel mundial, con un récord de capacidad instalado tanto en el segmento de plantas de suelo, con más de 4GW, como en el de autoconsumo, con casi 0,5GW. (Fuente: UNEF)

En comparación con el resto de energías de generación, la fotovoltaica destacó, siendo la fuente de energía más instalada entre todas las demás, tanto entre renovables como no renovables. En concreto, alcanzó la cifra del 40% de la nueva capacidad del 2019. 

 

 

 

La economía española: ¿Por qué apostar por la fotovoltaica?

El sector energético es esencial para el desarrollo económico de las sociedades modernas, por su aportación a la economía, a la inversión y al empleo, y por el efecto multiplicador que ejerce sobre otros sectores a su vez creadores de riqueza.

Su peso económico es debido a que es una actividad con una fuerte base industrial: España cuenta con empresas líderes mundiales con tecnología propia y producción nacional en los elementos con mayor valor añadido en un proyecto fotovoltaico, que pueden sumar incluso más del 65% de su coste (diseño, EPC, cuadros eléctricos, estructuras, inversores…).

Por eso, España puede aprovechar esta situación y, si el sector sigue desarrollándose de forma estable, constituirse como un hub fotovoltaico, al contar tanto con desarrolladoras y constructoras con presencia internacional como con fabricantes clave en la cadena de valor, así como lo ha sido el sudeste asiático con los paneles.

 

 

 

Entonces… ¿Cuáles son ahora las previsiones?

La tecnología fotovoltaica se ha convertido en la fuente de generación más popular del mundo, ya que, además de renovable es tecnológicamente simple, sin barreras de entrada, competitiva y limpia. Por eso, se prevee que se siga desarrollando favorablemente.

Antes de la irrupción del Covid-19 las previsiones eran de continuidad con estimaciones del orden de unos 2500MW y, aunque es incierta la capacidad total que se alcanzará durante este año, en el primer semestre ya se han instalado más de 750MW, sumando con ello 9.693MW de potencia total, consiguiendo superar la instalada en carbón. Así que, ¡vamos por buen camino!

 

 

 

 

En conclusión, España puede ser una gran beneficiada en el sector ya que contamos con empresas que disponen de tecnología propia, que se sitúan entre las primeras del mundo, y sobre todo, de una gran ventaja competitiva con respecto a los países de nuestro entorno: un mejor recurso solar y territorio disponible para desarrollarlo.

Este 2020, desde Binoovo Solar,  seguimos #creandomovimiento, ofreciendo soluciones de protección eléctrica y control para parques fotovoltaicos de medio y gran tamaño, siempre adaptándonos a las regulaciones del mercado.

No dudes en consultar nuestra cartera de productos y servicios y ponerte en contacto, te aportamos una solución integral y personalizada.