La conservación de los alimentos de una forma segura, saludable, respetuosa con el medio ambiente y que prolongue la vida útil del alimento es uno de los mayores retos a los que se enfrenta el sector de la alimentación.

Entre los muchos métodos de conservación de los alimentos, el nitrógeno es un método que prolonga la vida útil del alimento, es respetuoso con el medio ambiente y es higiénico.

 

La seguridad alimentaria como garantía

 

Garantizar el buen estado de los alimentos es esencial para que los consumidores generen confianza con una marca de productos alimenticios. 

Pero, hoy día, eso es una garantía fundamental que la industria debe de asegurar. Además de una correcta higiene en la conservación de los alimentos, se exige que estos conserven todas su propiedades en cuanto a sabor y a características nutricionales. Así pues, se deben conservar de la forma más respetuosa con el medio ambiente y con elementos naturales para que no perjudique la salud de aquellos que lo consuman.

 

El envasado en Atmósfera Protectora Modificada (M.A.P): La clave de todo.

 

Este sistema consiste en sustituir el aire del entorno por una mezcla alternativa de gases naturales que garantizan la durabilidad del producto: nitrógeno, dióxido de carbono u oxígeno. Esto no solo hace que los alimentos duren más y en mejores condiciones; sino también hacerlo de forma natural; sin conservantes ni aditivos químicos.

 

La característica principal del nitrógeno es que garantiza y aumenta el tiempo en el que el alimento se conserva en condiciones óptimas en el envase. Es decir; alarga la fecha de caducidad.

 

Esto es gracias a su gran peculiaridad de reacción con otras sustancias de los alimentos: El nitrógeno es un gas que no reacciona con los elementos con los que interactúa. Por lo que las sustancias que deterioran los alimentos (como el oxígeno, la humedad o las partículas) no reaccionan y, por tanto, no perjudican el estado del alimento; manteniendo todas sus propiedades de manera natural.

En el caso de las bebidas, el nitrógeno también es un elemento natural para poder conservarlas: Para la cerveza, mantiene una textura y sabor más cremosos; mientras que en el vino mejora su conservación ya que no afecta a las propiedades organolépticas de este.

 

 

La fabricación de nitrógeno como gran apuesta de la industria alimentaria.

 

Como hemos mencionado anteriormente, el nitrógeno en los envasados de alimentos y bebidas se basa en sustituir la concentración natural de los gases del aire por el nitrógeno. Pero ambos procesos son diferentes:

 

El nitrógeno en los alimentos cumple la función principal de mantener en buen estado de los mismos. Por ejemplo; en las bolsas de patatas fritas, ayuda a que estas no se rompan en el proceso de transporte. Por lo que es un elemento que se incorpora al final de todo el proceso industrial. En este caso, es especialmente importante la pureza de ese nitrógeno para garantizar la máxima calidad e higiene del alimento. 

 

En el caso de las bebidas, el nitrógeno no solo se usa para alargar la durabilidad: En el sector cervecero, también puede cumplir la función de limpieza y transporte. Una vez se retira la cerveza del tanque se usa el nitrógeno para purgar esos tanques. La finalidad es que no queden ingredientes residuales que oxiden los tanques. Si esto sucediera, la oxidación le daría un sabor agrio a la cerveza que se produzca con posterioridad. En el caso del transporte; el nitrógeno se puede usar para distribuir la cerveza a través de diferentes tanques durante el proceso. 

Como último uso del nitrógeno en el sector cervecero; también puede servir para pasteurizar barriles y botellas. Esto ayuda a que el producto no se desperdicie, ya que se sustituye el oxígeno por nitrógeno para no oxidar el resultado final. 

Los últimos avances en la industria cervecera utilizan el nitrógeno para crear la carbonatación de esta bebida. Esto hace que el acabado sea más suave que si se hiciera con carbono.

 

 

Nuestra apuesta

 

Desde Team Industrial apostamos por la innovación en los procesos industriales. Creemos firmemente en que estas garantizan un resultado eficiente y eficaz a la vez que ayuda a ahorrar en costes. 

Junto con Atlas Copco nos enorgullece presentaros una nueva solución para el sector de la alimentación: la generación de nitrógeno In-Situ. Esto es sinónimo de ahorro ya que se evita el transporte de las botellas y todo lo que esto conlleva. Sin embargo este ahorro dependerá del precio del metro cúbico y del volumen de demanda de este elemento.  

 

¿Quieres mejorar y ahorrar en el proceso de envasado de tu producto?

 

¡Contacta con nosotros!