¿Conoces la importancia de una buena eficiencia en tu planta? ¿Alguna vez te has planteado si tu empresa está optimizando al máximo la eficiencia de su producción? A través de un control de datos en tu maquinaría podrías conseguir esa eficiencia buscada.

Como empresa buscamos la máxima eficiencia junto a unos objetivos de productividad, pero ¿Qué entendemos por eficiencia?

Podemos afirmar que la eficiencia de un proceso se mide en relación a la cantidad de recursos que se utilizan en este. Por lo que, un proceso más eficiente se da cuando se utilizan menos recursos para lograr un mismo objetivo o cuando se logran más objetivos con los mismos o menos recursos.

 

La información que te ayudará a controlar tu sistema de aire comprimido

 

La mayoría de veces el problema se encuentra en la desinformación. No controlar el estado productivo de tu maquinaria puede derivar en un problema de eficiencia  que, si no se detecta a tiempo, puede perjudicar  a nuestro proceso. Tener controlados los compresores de tu empresa es esencial para mantener activo el proceso de una forma eficiente, pues cualquier imprevisto ocurrido en esta área, que puede estar relacionado con fallos de producción, podrá ser detectado rápidamente y, por consiguiente, solucionado.

Tener información fiable de lo que sucede en la planta puede asegurarnos conocer con más rapidez los motivos. Hay ocasiones en las que observamos un sobrecoste energético a causa de que la maquinaria sigue trabajando en momentos en los que no debería hacerlo. Esto se debe a fugas en el circuito. Estas causan que el compresor piense que debe seguir funcionando en momentos en los que no debería hacerlo, por lo que, consume más electricidad.

 

Debido a la parametrización que se establece sobre la presión , el compresor funciona a una fuerza que garantice esa presión en todo momento. Si la potencia programada no logra la presión adecuada, se emite un aviso para identificar el problema. Gracias a la parametrización, sabemos si la energía que consumimos ayuda a alcanzar la presión adecuada. Pero si nunca se alcanza la presión necesaria, el compresor trabaja a más fuerza de la que debería. Esto se solucionaría si no existieran estas fugas, pues la máquina no funcionaría en vano.

 

 

No todas las soluciones logran la misma eficiencia

 

Las causas de la aparición de fugas en el circuito pueden deberse a un mal sellado o a la ausencia de esta en el compresor. Si aparecen, ¿Cómo podemos identificarlas? Existen diversas formas. Podemos localizarlas a través del propio sonido que estas generan o con un sistema de motorización. Este sistema gestiona los datos del equipo y registra cuando está trabajando, de esta forma podemos revisar la actividad de la maquinaría y detectar si trabaja en momentos que no debería hacerlo y si trabaja a una potencia inadecuada. 

 

En caso de su existencia, realizaríamos una auditoría de fugas para detectar exactamente dónde se encuentran.

La prevención es la mejor forma de que estas fugas no ocurran y se pueda ganar eficiencia de forma continua. Si controlamos ininterrumpidamente el compresor, podemos detectar “in situ” las posibles fugas y ponerles solución de forma inmediata. 

Controlando el compresor aumentamos la probabilidad de detección de fuga a tiempo. Esto funciona de la siguiente forma: debemos indicarle al compresor a que presión de línea queremos que se mantenga, y a partir de ahí se encargará de regular. Gracias a una solución de control, se parametrizan los valores de presión en línea a los que debe de trabajar el compresor para que, en caso de que la presión de trabajo no se ajuste a los parámetros, se dé aviso de fallo.

 

Pero, ¿Cómo podemos saber el punto óptimo al que debemos programar el compresor? A través del caudal. Este hace referencia a la cantidad de aire comprimido, proporcionado por el compresor, por unidad de tiempo. Siempre que hablemos de este término, nos referiremos al aire en unas condiciones de temperatura, presión y humedad determinadas. Estos valores son expresados en m3/min, litro/ min o m3/h.

Por tanto conoceremos el punto óptimo midiendo el caudal de cada una de las líneas a través de la instalación de caudalímetros que proporcionarán señal analógica.

 

Tras esto, se medirán los valores analógicos para regular el trabajo del compresor. Hay dos opciones de regulación. Por un lado arrancar y parar para mantener la presión dentro del rango establecido. Y, por otro, si disponemos de un variador de frecuencia, conseguiremos que se mantenga estable la presión gracias al control de la velocidad del motor del compresor.

 

El variador sirve  para regular la frecuencia de la energía eléctrica recibida por el motor. Intenta proporcionar la energía requerida por este, evitando así pérdidas, optimizando el consumo energético ajustándose a nuestras necesidades. Este funciona transformando la corriente para que el motor pueda recibir la energía en función a sus necesidades.

Este método proporcionará un mayor ahorro energético, es sencillo a la hora de instalarlo, y  no requiere, prácticamente, de ningún tipo de mantenimiento. El variador añade una prolongación de vida útil en los equipos pues no es un método tan “brusco” y los motores que van regulados por estos reducen el ruido que generan, lo que reducirá notablemente la contaminación acústica

 

En definitiva, a pesar de que las dos opciones sirven para regular la potencia, la segunda provocará una mayor eficiencia

 

Algunas variables que nos ayudarán a definir la eficiencia del compresor. 

 

El compresor puede medir diversas variables y obtener parámetros tales como el estado de funcionamiento, alarmas, temperatura de funcionamiento, presión actual, tiempo de funcionamiento de los diferentes componentes, etc. Estas nos ayudarán a controlar nuestro proceso productivo para encontrar posibles fallos, optimizar nuestra producción y conseguir mayor eficiencia en nuestra actividad productiva. 

 

En Team Industrial nos encargamos del servicio integral del aire comprimido. Controlamos y parametrizamos el proceso de generación del aire, para que no pierdas eficiencia en ninguna parte de tu proceso.

¿Te interesa? ¡Contacta con nosotros!