Las herramientas están en nuestro día a día: Para garantizar el par  de apriete, para cortar materiales, amolar, cincelar… 

La elección de una correcta herramienta es clave a la hora de, ganar eficiencia en el proceso productivo y  garantizar unas buenas condiciones de trabajo.

Para lograr  esas ventajas, debes elegir la herramienta que más se ajuste a las necesidades de tu proceso productivo y mejore la ergonomía  de tu equipo de producción. 

 

En este post te contaremos en qué aspectos debes de fijarte a la hora de escoger una herramienta adecuada.

 

 

Factores decisivos a la hora de escoger una herramienta

 

El Peso

 

Encontrar herramientas tan ligeras como sea posible reduce el riesgo de trastornos relacionados con el trabajo y vinculados al uso de herramientas. Una herramienta con un peso excesivo no solo dificulta su manipulación, sino que también perjudica a la salud del operario.

Por eso, en la mayoría de los casos, las herramientas deberían tener el menos peso posible. Esto se consigue gracias a las aleaciones ligeras. Estas tienen un peso bajo y mantienen el rendimiento. Esto hace que sean extremadamente eficaces en manos de operarios cualificados.

 

Esto no quiere decir que todas las herramientas deban de ser ligeras.  Hay dos excepciones: el amoldado y el cincelado en superficies horizontales. Se considera que un peso adecuado, puede ayudar a reducir los esfuerzos del operario.

 

El truco para saber si necesitas una herramienta ligera o, por el contrario, más pesada es el siguiente:

 

  • Si el trabajo se sitúa por debajo de la altura de los hombros sobre una superficie horizontal, el peso de la herramienta contribuirá a la fuerza de empuje ejercida. Así, la fuerza de empuje total aplicada por el usuario será menor si la herramienta es más pesada.
  • Por el contrario, si se trabaja por encima de la altura de los hombros, el usuario primero tendrá que contrarrestar el peso de la herramienta y, a continuación, aplicar la fuerza de empuje. Por lo que cuanto más ligera sea la herramienta, menos fuerza deberá ejercer el operario.

 

La potencia

 

Gracias a los avances tecnológicos y al estudio del impacto en  el cuerpo, se han logrado herramientas mucho más ergonómicas, ligeras y con menos emisión de vibraciones para evitar todos los riesgos que conlleva para los operarios que manipulan estas herramientas. 

 

En el caso de las herramientas de alta potencia, estas hacen el trabajo más rápido que las herramientas con menos potencia. Por lo que el tiempo necesario para finalizar una tarea determinada se acorta. Esto se traduce en una menor exposición al ruido, las vibraciones, el peso y otras fuerzas (por ejemplo, la fuerza de avance), ya que el tiempo de uso de la herramienta es menor. Con el doble de potencia, el tiempo de trabajo se reduce a la mitad. 

En el caso de las amoladoras, los motores de turbina han aumentado de forma considerable la potencia de estas herramientas. Además, gracias a la innovación en diseño y el uso de materiales de aleación ligera, el peso de las herramientas puede disminuir en hasta el 50% manteniendo toda la potencia.

 

La potencia es uno de los factores  que puede reducir el tiempo de exposición a todos los factores ergonómicos al mismo tiempo.

 

El sonido

 

Si el ruido que produce la maquinaria es muy elevado, puede llevar a problemas auditivos . Tanto una breve exposición a altos dB como una prolongada a dB de nivel medio, pueden causar dolor y molestar a la audición. 

El oído puede protegerse contra los ruidos, pero hasta cierto punto. Este mecanismo tarda 0.04 segundos en activarse; por lo que los ruidos de impulso de las herramientas como pueden ser llaves de impacto o martillos remachadores, pueden ser particularmente dañinos. 

Escoger herramientas con un índice sonoro bajo es clave para reducir molestias a la hora de trabajar y prevenir problemas.

 

En 2003 el parlamento europeo expuso una directiva que indicaba los valores máximos que los operarios deben estar expuestos al ruido. Te lo dejamos la siguiente tabla: 

 

Valor Valor de dosis de 8 horas dB (A) Valor pico dB (C)
Valor de acción más bajo 80 135
Valor de acción alto 85 137
Valor de acción límite 87 140

Fuente: Atlas Copco

 

Vibraciones

 

La vibración se define como la aceleración de un cuerpo producida por fuentes internas o externas. Estas fuerzas que oscilan suelen tener frecuencias diferentes. La exposición durante tiempos prolongados a vibraciones muy altas puede causar varios daños para la persona que maneja la herramienta. Para que esto no suceda, debemos tener en cuenta la directiva del 2002 del Parlamento Europeo y Consejo sobre las disposiciones mínimas de seguridad y de salud relativas a la exposición de los trabajadores a los riesgos derivados de los agentes físicos (vibraciones). En esta se expone cuáles son los niveles recomendados y los máximos de vibración a los que deben estar expuestos los operarios: 

 

Valor 8 horas de exposición m/s2
Valor de acción 2,5
Valor de acción límite 5

Fuente: Atlas Copco

 

Si deseas consultar los niveles de exposición a la vibración, aquí te dejamos el enlace para acceder a la calculadora de Atlas Copco que te indicará la evaluación de vibraciones de acuerdo con la Directiva de la Unión Europea 2002/44 / EC.

 

Polvo

 

Es inevitable que el arranque de material produzca una cantidad de polvo considerable. Este polvo no tiene por qué ser siempre nocivo pero sí que dificulta las condiciones de trabajo, por lo que afecta a la productividad. 

Si reducimos la cantidad de polvo en el ambiente, disminuimos la probabilidad de daño y mejoramos considerablemente las condiciones de trabajo.

Existen varias formas de que el operario no esté expuesto al polvo. El método más efectivo es el de la extracción en la propia herramienta ya que las partículas se recogen en el mismo momento en el que se generan. Esto implica que se extrae hasta un 95% de las partículas generadas, se consigue mayor visibilidad y precisión durante el trabajo, mejora la vida útil del equipo y mantiene el lugar  de trabajo limpio.

 

La ergonomía

 

Una manipulación eficaz y cómoda de la herramienta simplifica el trabajo del operario.

Las herramientas con características ergonómicas integradas, como la empuñadura bien diseñada y la amortiguación de vibraciones, reducen la carga física sobre el usuario y contribuyen a que el operario esté protegido frente a los efectos nocivos que puede tener la exposición a largo plazo a las vibraciones.

 

Todos estos factores pueden facilitar el trabajo del operario en mayor o menor medida. Factores como el cansancio, la fatiga, las distracciones o el malestar del operario empeoran sus condiciones de trabajo, por lo que también empeora su calidad de trabajo y su eficiencia. 

 

 

¿Qué te parece si recapitulamos?

 

  • Las herramientas ligeras pueden mantener el mismo rendimiento que las pesadas.  La elección del peso dependerá de la zona de trabajo. 
  • A más potencia, menor tiempo de uso de la herramienta y más velocidad a la hora de realizar el trabajo. 
  • El oído tarda 0.04 segundos en activar el sistema de protección, por lo que algunas herramientas pueden ser muy dañinas. Elegir herramientas con nivel sonoro bajo garantizará la salud auditiva del equipo.
  • Debemos elegir herramientas con niveles bajos de vibración para garantizar la seguridad del operario a la hora de manipular la herramienta. 
  • La mejor solución frente al polvo que se genera en algunas operaciones es la de incorporar un método de extracción en la propia herramienta. Este extrae el 95% de las partículas generadas. 
  • El diseño de una buena ergonomía reduce la carga física sobre el usuario y contribuye a que el operario mejore sus condiciones de trabajo y la eficiencia del mismo. 

 

Conocer la herramienta adecuada, con las características idóneas para el proceso, es imprescindible y esencial a la hora de garantizar una producción segura, más eficiente, más precisa y más potente.

¿Quieres conocer más? 

¡Contacta con nosotros!