Como ya comentamos en este artículo, el consumo de aire comprimido constituye más de dos tercios de los costes totales de la producción. Las plantas deben tener especial cuidado en sus instalaciones ya que cualquier fallo puede repercutir en estos costes y hacerlos crecer exponencialmente. 

Uno de los principales problemas que podemos encontrar a la hora de utilizar aire comprimido en una planta industrial es el desperdicio, propiciado por las fugas. Por ello es muy importante que los equipos que producen aire comprimido, así como todos sus elementos, estén bien cuidados y mantenidos para aprovechar al máximo el aire que genera el compresor

 

Las fugas en el aire comprimido

El uso del aire comprimido en la industria es una de las formas de energía más extendidas del sector. Este puede llegar a resultar muy costoso debido a múltiples razones, entre ellas no tener el compresor adecuado para tu planta o, por el tema que en el que nos centraremos en el siguiente artículo, por las fugas de aire

Las fugas de aire provocan una mayor utilización del compresor para compensar los escapes de aire, lo que supone en consecuencia unos costes mayores. Es muy importante localizar y reparar las fugas pues representan entre un 20 y un 25% del aire que comprimimos. 

Un compresor adecuado y correctamente mantenido tendrá fugas menores del 5% de la capacidad de la instalación.

¿Cómo actuar ante las fugas de aire comprimido?

La mayoría de las fugas se producen a causa de uniones de elementos mal sellados, piezas de baja calidad o la degradación a causa de los años. La reparación de estas suele ser muy sencilla: basta con reemplazar la pieza dañada e instalar una nueva, evitando la aparición de nuevas fugas en un futuro.  Algunos de lugares más comunes donde pueden producirse fugas de aire son: 

    • Empalmes
    • Juntas de tuberías y mangueras
    • Filtros reguladores y lubricadores
    • Válvulas
    • Herramientas neumáticas de mano
    • Instalaciones neumáticas industriales

Cada fuga de aire comprimido debe ser localizada en la planta, identificada y etiquetada por nivel de gravedad. Después será cuantificada en términos de costos de energía desperdiciados y se priorizarán para llevar a cabo su reparación.

No corregir una fuga de aire comprimido supone un gasto continuado, por lo que es recomendable elaborar un plan de mantenimiento periódico para prevenirlas y corregirlas una vez detectadas. Un plan de control de detección de fugas implicará grandes ahorros económicos para tu planta debido a la disminución del consumo de energía eléctrica.

El proceso de detección de fugas debe realizarse de manera cíclica para mantener la tasa de fugas al mínimo de forma permanente, aspirando a una tasa de 5-10%. Los pasos que hay que llevar a cabo son:

    • Medición del caudal.
    • Análisis de los datos medidos.
    • Detección de las fugas.
    • Documentación y cuantificación.
    • Generación de informes.
    • Reparación de las fugas.

 

Controla tus fugas, controla tus costes

Y como un hecho vale más que mil palabras, te mostramos una tabla orientativa de los costes derivados de las fugas en función al tamaño de la misma:

Tabla - Perdidas que suponen las fugas en sistemas de aire comprimido

Debemos tener en cuenta que, a día de hoy, dada la situación actual del precio de la electricidad en las empresas, estos valores económicos podrían verse duplicados o incluso triplicados. 

 

Detector de fugas LD 500/510

En Team Industrial trabajamos con CS Instruments y su detector de fugas, una herramienta de medición para registrar y documentar las fugas más pequeñas (menos de 0.8 l/min) y a gran distancia (hasta 15 m).  Es el primer medidor de fugas con una entrada de sensor de libre asignación para todos los sensores de CS Instruments, así se pueden ejecutar además de la detección y localización de la fuga todas las demás mediciones como el punto de rocío, el consumo, la presión, la temperatura… Es capaz de detectar fugas en aire comprimido, gas vapor y equipos de vacío, en purgador de condensado y en juntas.

Este conlleva diversas ventajas como:

  • Ahorro: Indica las fugas (l/min) y el posible ahorro (€/año).
  • Informe: Edita el informe con ISO 50001.
  • Entorno: Adapta la sensibilidad y oculta los ruidos.
  • Durabilidad: Operación continua durante 9 horas.
  • Datos: Transfiere los datos al PC mediante un USB.
  • Mantenimiento: Describe la fuga y las tareas necesarias para su mantenimiento.
  • Fotografías: Te da la opción de realizar foto a tus fugas.

Detector de fugas LD500

En resumidas cuentas, un plan periódico de detección de fugas te ayudará a controlar los costes energéticos de tu planta y evitar sobrecostes innecesarios. En Team Industrial llevamos más de 30 años dando soporte a nuestros clientes en materia de aire comprimido y posibles fugas.  ¿Quieres saber más? ¡Contacta con nosotros sin compromiso en team@teamindustrial.es!

Si te ha gustado, ¡no dudes en compartirlo y síguenos en LinkedIn!